Pisto Marroquí con Dátiles




Hola!

Durante bastante tiempo estuve buscando un tajín (o tajine), pero no uno decorativo, que se utilizan para servir o presentar el plato ya cocinado. Yo quería uno de barro, que me sirviera para cocinar.

Pensé que en Buño, un pueblecito de alfareros cercano a mi casa, podría encontrar alguno, debido a su proximidad con Arteixo, donde reside una de las comunidades marroquíes más numerosa por densidad de población del Estado Español. Pero no fue así.

También en un par de ocasiones que bajé a Cádiz lo busqué. Me comentaron que en una carnicería regentada por un marroquí podría encontrarlo, pero tampoco lo conseguí.

En una visita a Tanger pregunté en varios comercios por esta olla, pero sólo me ofrecieron las decorativas y me decían que era difícil encontrarlo en el norte de Marruecos, siendo esta cazuela más típica del sur del país. Quizá no supe buscar.

Si, sé que lo podía haber comprado por internet, o incluso hacerme con el de la tienda sueca de muebles. Pero no, yo quería algo más artesanal. Además, lo quería con respiradero, ya que los hay con y sin.

El verano pasado pasé las vacaciones en Girona, y para disgusto de alguno de mis acompañantes paré en casi todas las tiendas y exposiciones de cerámica. No en busca del deseado tajín; la cerámica y la alfarería me gusta mucho.

Para mi sorpresa me encontré con un alfarero que tenía en su exposición una repisa con cuatro tajines. Me dijo que los hacía sólo para el verano, ya que se los demandaban algunos franceses que bajaban a veranear a la costa de Girona, debido a las influencias de la cultura árabe en Francia.

Como os imagináis, me hice con uno y a través de internet consulté como trabajar con el tajín, pidiendo ver cosas muy interesantes.

 Pero sin duda una de las personas que mas me ayudó fue un carnicero marroquí, instalado en A Coruña, que tiene una pequeña carnicería de productos halal. Me dijo que para cocinar con el tajín no hay que tener prisas, todo va muy lento. Que comenzara por platos sencillos, para coger el punto del barro, y que no fueran con demasiados ingredientes.

Bien, pues como soy bastante aplicado, le hice caso. Compré el RAS-EL-HANOUT (cabeza de tienda), condimento que no puede faltar en la cocina marroquí, y me puse con este pisto.

Ahora me queda pendiente hacer una carne y utilizar el tajín en el horno para ver su comportamiento.
De todo daremos cuenta.

¡Salud!

6 comentarios:

Josiño Silvarredonda dijo...

muy interesante y apetecible Victor, por cierto dónde compras el Ras-EL-HANOUT?

cocinillasdemaribel dijo...

MADRE MIA.... Si que te ha costado. Ahora lo tienes que amortizar, no por el precio, que también, si no por el esfuerzo de conseguirlo.
un saludo

Marta Dolce far Niente dijo...

Después del trabajito de conseguir el Tajín, tengo que decir que le estás sacando un provecho impresionante! Me acabas de dar una envidia que no veas! Estoy por ir en busca y captura de otro como el tuyo, aunque sabiendo tu experiencia una se desmoraliza... Donde es esa carnicería de la que hablas en Coruña si no es mucha pregunta?. El plato me encanta, porque a parte de lo apetecible que se ve, es de lo más sano... Y ahora me dirás que toda la cocina marroquí lo es, pero es que es un tema que desconozco totalmente la verdad! Estoy deseando ver como te responde el artilujio en el horno! Un besote Victor!! Muacckkkk

Esther dijo...

Muy buena la receta Victor!!!
Nos tienes que poner una foto de ese cocinero marroquí en Coruña, lo menos!!
Saludos

Isabel - Frabisa dijo...

En plena campaña de conocer los blogs de los compis que nos veremos en la próxima kedada de bloguers galegos he llegado hasta aquí y ha sido todo un placer.

Me ha sorprendido esta receta árabe, muy original a mis ojos y muy bien explicada, te felicito.

saludos

restaurante murcia dijo...


¡Hola
Una receta sencilla y eficaz!
Hice la receta y toda la familia pareció excelente! Muchas gracias!!!

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...